Como empresa de rehabilitaciones de fachadas en el centro de Madrid queremos dedicar esta nueva entrada de nuestro blog a trazar una línea diferenciadora entre este tipo de trabajos y las reformas. A pesar de que a veces pueden llegar a confundirse, no son ni mucho menos conceptos sinónimos.


Lo primero es aclarar que en una reforma se cambian, modifican o sustituyen tabiques, materiales, acabados o instalaciones. No hay porque trabajar sobre elementos que estén en mal estado de conservación. En Elax Rehabilitación en muchas ocasiones nos ocupamos de estos trabajos simplemente por el mero hecho de que las instalaciones no agradan al nuevo propietario de un inmueble. Por poner un ejemplo, la tarea de cambiar las tejas de la cubierta por unas de más calidad. Por el contrario, en una rehabilitación se cambian, modifican o sustituyen tabiques, materiales, acabados e instalaciones que estén en mal estado de conservación o que ya sean directamente inservibles. Pueden rehabilitarse también fachadas y tejados. De cara a conservar una parte de las estructuras también se acometen rehabilitaciones.


Hablamos de rehabilitación integral cuando se trabaja sobre la fachada, el tejado, las zonas comunes, las escaleras, los aislamientos o las instalaciones generales del edificio. Entre rehabilitación y reformas también hay divergencias sobre los permisos y licencias necesarios para acometerlas. Para una reforma lo normal es que el ayuntamiento te pida tan sólo los planos y el presupuesto de ejecución material. Por el contrario, para acometer la reforma del tejado te hará falta una licencia de obra mayor. También si los trabajos afectan a la fachada o a la estructura. De todas formas, no te preocupes porque te explicaremos todo lo anterior al detalle cuando te pongas en contacto con nosotros como empresa de rehabilitaciones de fachadas del centro de Madrid